¿Qué deben desayunar los niños?  Lo que dicen los expertos

En materia de alimentación muchas personas recurren a frases hechas e ideas fijas que no siempre se corresponden con lo que muestran los estudios científicos. Uno de los tópicos nos dice que el desayuno es la comida más importante del día. Otra de las ideas más arraigadas afirma que los niños tienen que desayunar en abundancia para poder rendir tanto física como intelectualmente en el colegio.

Estas ideas son completamente lógicas y todo el mundo las repite. Sin embargo, a la luz de las investigaciones científicas el efecto de desayunar o de no hacerlo sobre el rendimiento y la salud en general no es tan decisivo como suele pensarse. El experto Luis Jiménez, autor de varios libros sobre nutrición y alimentación saludable, ha analizado a fondo esta cuestión en su blog en más de una ocasión, recopilando los estudios más relevantes.

Cuando se realizan programas de intervención para promover hábitos saludables, desayunar resulta positivo, pero lo es sobre todo en niños con deficiencias en su nutrición. Sin embargo, el principal problema en el mundo desarrollado no es la desnutrición infantil, sino la mala nutrición, que conduce a problemas cada vez más graves de obesidad. En este aspecto, los estudios alertan de que “una parte importante de los alimentos que suelen desayunar son bastante insanos”.

La calidad, no la hora del día

En general, la investigación actual en materia de nutrición tiende a restar importancia a la horas del día en que comemos (un factor que antes parecía muy importante) y le da mucha más relevancia a cuál es nuestra ingesta total de calorías y nutrientes a lo largo del día y a otros factores, como si realizamos suficiente ejercicio como para que el balance entre lo que comemos y lo que necesitamos sea adecuado. Por ejemplo, en contra de otro mito muy extendido, ahora sabemos que comer pasta por la noche no engorda.

Por eso, más que desayunar o no en abundancia, lo importante para la salud infantil será la calidad de los alimentos del desayuno. Las recomendaciones de los nutricionistas son: poner a disposición comida saludable y dejar que su propio apetito regule lo que van a comer.

No hay alimentos específicos

Entonces, ¿cuáles son las recomendaciones concretas? Para empezar, hay que derribar otro mito. Generalmente, asociamos el desayuno a alimentos específicos como lácteos y cereales, pero la realidad es que “no tiene por qué haber alimentos de desayuno”, asegura Luis Jiménez, igual que no los hay para el almuerzo y la cena.

Que no falte la fruta

Así que se deben elegir los que sean sanos. Por ejemplo, incluir la leche puede ser una buena opción, pero la fruta no debería faltar y, si optamos por hacer tostadas, mejor que las rebanadas sean de pan integral.

Lo que deben evitar

A veces, a los niños no les gustan muchos de los alimentos saludables que proponen los expertos, pero los padres deberían insistir. Sustituir la fruta por mermelada no es la solución, puesto que normalmente lleva mucha azúcar, al igual que la mayoría de los cereales. Por supuesto, tampoco son recomendables la bollería ni las galletas, productos ultraprocesados sin apenas beneficios nutricionales.

La ayuda de myHEALTH WATCHER

No obstante, la app de salud myHEALTH WATCHER puede ayudarnos a elegir, porque es la única aplicación de salud y alimentación que permite hacer un perfil personalizado para cada miembro de la familia, incluyendo los niños, y así escanear los códigos de barras para saber si les conviene.