Las apps de salud fomentan la actividad física en las personas mayores

Evitar el sedentarismo y realizar una dosis moderada de ejercicio son consejos básicos para mejorar la salud de todas las personas y todas a las edades. Sin embargo, hay un colectivo en el que la falta de actividad física preocupa especialmente: los adultos mayores se enfrentan a un mayor riesgo de sufrir enfermedades crónicas, deterioro funcional y mortalidad prematura.

A la hora de hacer ejercicio, en los últimos años han entrado con fuerza en el mercado aplicaciones móviles que suponen un gran apoyo para deportistas y, en general, personas preocupadas por su estado físico. Unidas a los relojes inteligentes y otros wearables, ofrecen información puntual de los pasos que damos, la velocidad a la que corremos y andamos en bici o cuántas calorías quemamos al hacerlo. Su uso está redundando en un aumento de la actividad física, como demuestran los estudios realizados con población general como uno publicado este año por investigadores australianos.

Sin embargo, tenemos la imagen tópica de que las personas mayores, además de realizar menos ejercicio, están alejadas de las nuevas tecnologías y, por lo tanto, no se benefician tanto de estas aplicaciones, que para muchas personas suponen una fuente de motivación.

Los mayores también usan apps

Una investigación que acaba de publicar la revista científica Journal of Medical Internet Research rompe con esta idea. Las personas de edad avanzada no sólo utilizan las apps de salud, sino que hacerlo supone para ellas una sensible mejora de su calidad de vida, porque ayuda a promover la vida activa, a reducir el sedentarismo y a mejorar sus condiciones físicas.

Los investigadores, liderados por Simon Griffin, profesor de la Universidad de Cambridge, han buscado ensayos relevantes sobre el efecto de las apps de salud en personas de 55 años o más y han analizado los datos que arrojan en su conjunto. En total, el estudio engloba a casi 500 participantes de diferentes países que fueron incluidos en varias investigaciones.

Menos sedentarismo, mejor condición física

La principal conclusión es que el uso de apps móviles promueve cambios relevantes, porque el tiempo sedentario disminuye y los beneficios se dejan notar en un mejor estado físico. No obstante, los autores advierten de que es necesario realizar ensayos más grandes, que incluyan más participantes y un seguimiento más prolongado en el tiempo para aclarar si los efectos clínicos se mantienen en el tiempo.

Pacientes con diabetes

En España se ha publicado recientemente una investigación similar, aunque con objetivos más amplios y para pacientes con diabetes de todas las edades. Era una intervención con pacientes de Atención Primaria que pretendía mejorar sus hábitos de salud por medio de talleres de cocina y actividad física. Los participantes utilizaron una app experimental desarrollada por los propios investigadores y también registraron cambios positivos. Por ejemplo, de media aumentaron en 2.000 pasos la distancia recorrida cada día.

La app personalizada

Siguiendo este mismo espíritu, la app myHEALTH WATCHER trata de aprovechar las ventajas de las nuevas tecnologías en beneficio de la salud y de la calidad de vida. Y lo hace de una forma personalizada, ya que propone a sus usuarios crear un perfil propio, medir su actividad física y elegir los alimentos que más le convienen, información que obtienen escaneando las etiquetas de los productos.