• by Marta J Gargallo
  • Blog
¡Compártelo!

Las confusiones y dudas a la hora de diferenciar entre alergia a intolerancia alimentaria son muy frecuentes. Puede que penséis que son palabras sinónimas o sí sepáis que son cosas distintas pero no las sepáis diferenciar. Esto ocurre porque son palabras que se utilizan de forma masiva sin explicar de qué proceso consta cada una de ellas.

Diferencia entre alergia e intolerancia. El concepto

Vamos a explicar brevemente la diferencia alergia e intolerancia alimentaria para disipar cualquier duda:

Alergia alimentaria: una alergia se produce cuando nuestro organismo entra en contacto con un alérgeno, una sustancia que el organismo identifica como una amenaza. Nuestro sistema inmunitario, es decir las defensas de nuestro cuerpo, detectan una proteína de un alimento como extraña y nociva en el organismo, no como un nutriente, y atacan la zona en la que ha estado en contacto.

Debido a este ataque del sistema inmunitario se producen los síntomas típicos que todos conocemos como ataque anafiláctico:

  • Calor
  • Rubor
  • Hinchazón
  • Dolor o picor.

Intolerancia alimentaria: para poder absorber moléculas relativamente grandes, el intestino delgado produce unas moléculas llamadas enzimas que se encargan de “cortarlas” y digerirlas, para que de esta manera podamos absorberlas y utilizarlas como sustrato de energía.

Las intolerancias surgen cuando el intestino no produce suficientes enzimas o directamente no las produce. En estos casos los síntomas son:

  • Malestar gastrointestinal
  • Diarrea
  • Estreñimiento

Consecuencias y tratamiento de las alergias e intolerancias

En el caso de las alergias alimentarias, la respuesta de alerta que provoca nuestro cuerpo puede resultar en un peligro más o menos grave para la salud, y en los casos más extremos puede provocar el cierre de las vías respiratorias causando la muerte.

Por estos motivos cuando una persona tiene una alergia alimentaria el tratamiento es siempre retirar la totalidad de los alimentos que contengan aquella proteína que provoca la alergia.

En el caso de las intolerancias alimentarias, como dependen de la producción de enzimas del sistema digestivo de cada persona, el tratamiento de ésta viene determinado por el grado de tolerancia que tenga cada persona. Un vaso de leche al día o dos yogures y un trozo de queso o solo un trozo de queso o solo un yogur o nada de nada. En estos casos es la persona la que debe conocer su cuerpo y las reacciones que le provoca cada ración de este alimento.

¿Cuáles son las alergias e intolerancias más comunes?

Las alergias más conocidas, que deben estar señaladas en negrita en el etiquetado de cualquier alimento, son: crustáceos, huevos, pescado, cacahuetes, soja, proteína de leche de vaca, frutos secos de cáscara, apio, mostaza, sésamo, moluscos, altramuces y gluten.

El gluten es un caso extraño y peculiar, del que hemos hablado en profundidad en este post sobre la celiaquía.

No por ello quiere decir que no existan otras alergias alimentarias como a algunas frutas, al chocolate, etc. Simplemente las personas que padezcan una alergia a un alimento diferente de los anteriores, debe estar atenta a los ingredientes de un alimento para detectar ese componente.

Las intolerancias más comunes en la población, y por tanto de obligado etiquetado en los productos alimentarios, son: gluten, lactosa, fructosa y sulfitos.

Espero que os haya resuelto las dudas sobre este tema. Y recuerda que, con la aplicación de myHEALTH WATCHER puedes identificar los alimentos o ingredientes a los que eres alérgico o intolerante, que estén presentes en productos envasados.

¡Compártelo!