• by Eva Rodriguez
  • Blog
¡Compártelo!

El sueño es un complejo proceso biológico que nos ayuda a procesar nueva información, a mantenernos saludable y estar descansados al día siguiente. Cuando tenemos falta de sueño esto nos puede afectar tanto a la salud física como a la mental. Descansar bien es importantísimo por eso te traemos unos cuantos consejos para dormir bien y descansar de verdad.

Diferentes estudios determinan que la falta de sueño repercute directamente sobre el funcionamiento de nuestro cerebro, afecta al estrés, a los ciclos hormonales, a nuestro sistema inmunitario e incluso al apetito y la salud cardiovascular. Por tanto puede aumentar el riesgo de sufrir determinadas enfermedades como la obesidad, depresión y ansiedad, presión arterial alta, etc.

Las fases del sueño

Nuestro cerebro pasa por cinco fases durante el sueño. La última de ellas es la fase REM, donde hacemos rápidos movimientos oculares involuntarios. En cada fase nuestro cuerpo experimenta diferentes ritmos cardíacos, diferente temperatura y respiración y el cerebro emite distintos patrones de ondas cerebrales.

¿Para qué sirven las distintas fases del sueño?

El sueño nos permite muchas cosas más además de descansar y relajarnos:

  • Descansar el corazón y el sistema cardiovascular.
  • Aprender información, formar recuerdos y hacer reflexiones.
  • Liberar hormona del crecimiento, que ayuda a los niños a crecer.
  • Aumentar la masa muscular y la reparación de células y tejidos en niños y adultos.
  • Ayuda a liberar hormonas sexuales, que contribuyen a la pubertad y la fertilidad.
  • Ayudan a evitar las enfermedades y a recuperarnos cuando ya estamos enfermos. El descanso ayuda a crear más citoquinas, que son las hormonas que ayudan al sistema inmunitario a combatir las infecciones.

¿Cuántas horas necesitamos dormir?

Los ciclos de sueño varían según la persona y su edad pero el promedio de horas que necesitamos para tener un sueño de calidad son:

  • Recién nacidos: 16-18h diarias.
  • Niños de edad preescolar: 11-12h diarias.
  • Niños en edad escolar: Mínimo 10h diarias.
  • Adolescentes: 9-10h diarias.
  • Adultos y Tercera edad: 7-8h diarias.

Para conseguir un buen descanso debemos fijarnos también en la calidad de nuestro sueño y en la cantidad de horas que nos despertamos por la noche. Si tendemos a despertarnos mucho, puede ser un indicativo de que nuestros ciclos de sueño son de mala calidad.

Consejos para dormir bien y mejorar la calidad del sueño

  • Vete a dormir y despiértate cada día a la misma hora.
  • Evita la cafeína por la tarde y por la noche, pues te puede dificultar conciliar el sueño.
  • Evita ver la televisión, el ordenador o el móvil antes de dormir. La luz de las pantallas tiende a mantenernos despiertos.
  • Relájate antes de ir a dormir y realiza actividades tranquilar, como leer, escuchar música suave o darte un baño caliente.
  • Haz ejercicio regularmente y en horarios no tardíos. Hacer ejercicio por la noche puede dificultar la conciliación de sueño.
  • Mantén tu dormitorio a una temperatura más bien baja.
  • No fumes y evita las bebidas alcohólicas, sobre todo antes de dormir.
  • No tomes comidas pesadas o indigestas por la noche.
  • Si han pasado unos 20 minutos desde que te acostaste y no consigues dormir, no te quedes en la cama, levántate y haz alguna actividad que te relaje.
¡Compártelo!