• by Eva Rodriguez
  • Blog
¡Compártelo!

A veces creemos que llevar una dieta saludable es caro, y no podemos conseguirlo con un presupuesto bajo. Pues bien, esto no es así, y hoy demostramos que comer barato y bien es posible. Apunta estos consejos para llevar una dieta sana y económica.

Cómo llevar una dieta sana y económica

Llevar una alimentación equilibrada es muy importante para aportar a nuestro organismo todos los nutrientes que necesita, y así evitar en lo posible la aparición de enfermedades graves, como la diabetes, la obesidad o las enfermedades cardiovasculares.

Los grupos de alimentos más importantes para llevar una alimentación saludable son:

  • Verduras y hortalizas: deben estar muy presentes en tu dieta y debes incluir como mínimo de 2 raciones al día (1 ración=200g).
    Para reducir gastos compra productos de temporada que siempre son más baratos y además están mucho más sabrosos. Al ser alimentos que se estropean rápido también puedes comprar verduras en conserva o verduras congeladas, que son igual de nutritivas.
  • Frutas: se recomienda consumir como mínimo 3 piezas de fruta al día. Para ahorrar compra frutas de temporada y de proximidad, intentando comprar cada poco tiempo para evitar que se estropeen.
  • Pan, pasta, arroz y patatas: este grupo de alimentos es el más barato y longevo. Puedes comprar sin problemas grandes cantidades y guardarlas en la despensa.
    En el caso del pan puedes congelarlo sin problema para que no se ponga duro, y hornearlo o ponerlo en la tostadora cuando lo vayas a consumir.
  • Huevos: son una excelente fuente de proteínas y son muy económicos. Está recomendado comer hasta 5-7 huevos por semana y son un alimento muy versátil.
  • Leche, yogures y quesos: de todos los formatos de lácteos, los más económicos son la leche y el queso. Es importante que consumas alimentos de los diferentes grupos de lácteos, de 2 a 4 raciones al día.
  • Legumbres: otra buena fuente proteica muy económica y saludable. Para que duren más puedes comprarlos en conserva o congelados. Se recomienda consumir de 4 a 5 raciones por semana.
  • Pescados: es un grupo de alimentos más caro. Para reducir costes puedes comprarlo congelado, que es mucho más barato que el pescado fresco y es igual de nutritivo. Si lo compras en conserva recuerda priorizar los pescados al natural o en aceite de oliva.
  • Carnes blancas o rojas: los supermercados suelen ofrecer bandejas de tamaño familiar que resultan más económicas. Cómpralas y congela la carne que no vayas a consumir a corto plazo.
  • Aceite de oliva y grasas: las grasas son una parte importante de la alimentación. Entre ellas debemos priorizar el aceite de oliva virgen extra, aunque dado su alto precio podemos encontrar otras opciones como el aceite de oliva o el aceite de girasol alto oleico.

Consejos para ahorrar en la compra

Además de las recomendaciones específicas que hemos comentado en cada grupo de alimentos, es muy útil hacer una planificación de tus compras. Esto te ayudará a no comprar cantidades excesivas y adquirir lo justo para consumir, evitando el desperdicio alimentario.

También te recomendamos ir al supermercado después de comer, para evitar comprar con hambre y acabar cayendo en tentaciones de alimentos no adecuados.

Es importante además ser flexibles con las comidas y los grupos de alimentos que habíamos planificado. Muchas veces podemos sustituir alimentos por otros similares que encontremos en oferta en el supermercado, y así ahorrar un buen dinero al hacer la compra.

¡Compártelo!