¡Compártelo!

La crisis del coronavirus nos ha confinado en casa por un tiempo indeterminado. Sacar al perro, ir a trabajar (si es necesaria nuestra presencia física) y hacer la compra son casi los únicos motivos por los que podemos salir. Con bares, restaurantes y comedores escolares cerrados tras decretarse el estado de alarma, tenemos que planificar nuestras comidas en casa. Pero, ¿podemos contagiarnos al ir al supermercado? Te contamos qué precauciones debes tomar al hacer la compra en el supermercado para no contagiarte por coronavirus.

Quizá el primer consejo y el más importante es que si tienes algunos de los síntomas relacionados con el COVID-19, deberías abstenerte de ir a hacer la compra. Todas las medidas puestas en marcha están encaminadas a frenar los contagios, así que no tiene sentido que si tenemos una sospecha alta de estar contagiados corramos el riesgo de ir diseminando el virus por ahí.

La fiebre es el síntoma más común de los contagiados por coronavirus, presente en casi todos los casos positivos que se han registrado. La tos también es muy habitual, casi en el 80% de los enfermos. Dolor de garganta, malestar, mareos y, en menor medida, diarrea son otras de las consecuencias de la enfermedad.

Antes de ir: planifica tu compra en el supermercado

Debemos permanecer en el supermercado el menor tiempo posible y con la máxima seguridad para reducir los riesgos de contagiarnos por coronavirus. Con una buena planificación previa lo conseguiremos y además reduciremos el número de días que tenemos que salir a hacer la compra. Los principales consejos antes de salir de casa son los siguientes:

  • Elabora un menú y haz una lista para comprar sólo lo necesario
  • Vete sin compañía (salvo en el caso de personas dependientes)
  • Intenta ir cuando haya menos gente
  • Lleva tu propia bolsa para evitar echar mano de carritos y cestas

¿Algo más? Expertos como Gemma del Caño, especialista en seguridad alimentaria, han explicado en estos días que no es necesario llevar guantes y mascarillas al supermercado. Incluso puede ser contraproducente, porque estos elementos ofrecen una falsa sensación de seguridad y al final cometemos más imprudencias. En todo caso, no hace falta ir con guantes especiales para evitar contagios, para nuestro propósito sirven perfectamente los que nos proporciona el súper para manipular frutas y verduras.

Dentro del súper. Cómo evitar contagios por coronavirus

En el fondo, la gran pregunta es ¿podemos contagiarnos por coronavirus tocando los productos? Lo cierto es que aún quedan muchas cosas por saber del virus SARS-CoV-2. El contagio ocurre de persona a persona, pero desde el comienzo de la epidemia diversos estudios han explicado que el virus sobrevive un tiempo sobre las superficies. En concreto, un artículo publicado en The New England Journal of Medicine especifica que puede mantenerse hasta tres días en superficies de plástico y acero inoxidable, unas 24 horas sobre cartón y cuatro horas sobre cobre. Es posible que durante ese tiempo tenga cierta capacidad de infección, así que más vale prevenir.

Aún así, podemos tocar los productos con las manos sin peligro si al llegar a casa nos lavamos con agua y jabón. Lo importante es no tocarse la cara. De nada sirve llevar guantes si nos tocamos la cara con ellos. Los únicos que tenemos que utilizar obligatoriamente son los de siempre: los que suministra el propio supermercado para la sección de frutas y verduras.

Por supuesto, cuando manipulamos estos alimentos debemos ser responsables y no hablar, estornudar ni toser encima de ellos (aunque deberíamos habernos quedado en casa si tenemos estos síntomas), pero este consejo vale para siempre, con y sin coronavirus. Y recordemos: si hay que toser, mejor en el codo.

Otra cuestión muy importante cuando caminamos por el supermercado es intentar mantener la distancia de seguridad con otras personas, que debe ser de un metro y medio aproximadamente. De ahí la recomendación de acudir sin aglomeraciones. De hecho, los propios establecimientos deberían regular esta cuestión y no dejarnos pasar si hay un exceso de personas en el interior.

Por cierto, si nos hemos olvidado de llevar nuestra propia bolsa, no nos quedará más remedio que tocar carritos o cestas que pueden haber estado en contacto con personas que tengan el coronavirus. En algunos establecimientos están facilitando gel hidroalcohólico, pero a pesar de todo el mejor consejo vuelve a ser lavarse las manos al llegar a casa. También hay que tener en cuenta que los propios supermercados están procediendo a desinfectar con frecuencia todas las superficies.

Si en lugar de ir a un supermercado hacemos la compra en una tienda pequeña, no debemos entrar, sino esperar en la puerta a que nos den los productos o respetar el aforo marcado para evitar aglomeraciones. Y si hay que hacer cola, también es importante guardar la distancia de seguridad con el resto de los clientes.

Cuidado al pagar: evita el contacto y el contagio

Si estamos en el súper aún nos queda un último paso antes de irnos a casa: pagar. De nuevo, la distancia de seguridad es importante. Estamos acostumbrados a apretarnos en las colas de las cajas, así que es posible que no nos demos cuenta, pero ahora tenemos que mantener metro y medio de distancia con las personas que tenemos delante y detrás.

Al cajero o la cajera no nos quedará más remedio que acercarnos un poco más, pero lo normal es que lleven guantes y mascarilla, pero eso no debe hacer que nos relajemos. Pensemos que ellos no se cambian de guantes cada vez que atienden a un cliente. El método más seguro de pago es la tarjeta, ya que el dinero también puede ser un foco de infección del coronavirus.

En este punto también deberíamos pensar en una cosa (aunque no tiene mucho que ver con el contagio): los empleados de los supermercados están sometidos a mucho estrés estos días y gracias a su trabajo seguimos comiendo. Quizá merecerían un aplauso, como los sanitarios, así que no estaría demás dedicarles al menos unas palabras de ánimo y empatía antes de irnos. 

¿Y en casa? Precauciones para evitar el contagio con la compra

¡Pues ya está! No… Aún tenemos que llevar los productos a casa y debemos recordar que el coronavirus puede permanecer en las superficies, así que no está demás lavar los envases con agua, jabón y un poco de lejía. En el caso de las frutas y verduras, basta con aplicar agua a chorro. También hay que lavar las bolsas si las vamos a reutilizar y para eso lo mejor es que vayan directamente a la lavadora. Y cuando hayamos acabado todo este proceso, hay que recordar lo más importante: lavarnos las manos.

Sin embargo, no debemos preocuparnos por los alimentos en sí mismos. La Autoridad Europea para la Seguridad de los Alimentos (EFSA) ha explicado que “no hay pruebas de que los alimentos puedan ser una fuente o una vía de transmisión probable del virus”, así que podemos consumirlos sin inquietud.

Por último, debemos recordar nuestra responsabilidad como consumidores. No es necesario hacer acopio de productos, como sucedió en los primeros días de esta crisis. Los establecimientos seguirán abiertos y el suministro está garantizado. Comprar en exceso sólo nos llevará a generar más desperdicios y a propiciar, precisamente, la ausencia de algunos productos durante la etapa de cuarentena.

¡Compártelo!