¡Compártelo!

El cáncer de colon es el más frecuente en el conjunto de la población, aunque en mujeres hay más casos de tumores de mama, según los datos de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM).

El colon y el recto son partes del intestino grueso, así que los cánceres de este órgano comparten características y se suelen contabilizar de forma conjunta, como cáncer colorrectal o simplemente como cáncer de colon, ya que únicamente se diferencian por su localización exacta. También se diferencia el cáncer de ano, la parte final del recto, pero los tumores en esta zona son muy poco frecuentes.

Unas 37.000 personas son diagnosticadas cada año, generalmente, en personas que han superado los 50 años, y unas 15.000 fallecen por este motivo, según la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC), lo que convierte a este tumor en la segunda causa de muerte por cáncer.

Qué es el cáncer de colon

El cáncer de colon es un tumor que se forma en el revestimiento del intestino grueso. Generalmente, está relacionado con la aparición de pólipos (aunque no en todos los casos), es decir, de tejido adicional. En definitiva, se trata de un crecimiento descontrolado de las células. Aunque la mayoría de los pólipos no son peligrosos, algunos pueden convertirse en cancerosos, por eso, se suelen extirpar cuando se detectan.

Causas del cáncer de colon

Entre las causas del cáncer de colon, la AECC destaca los factores de riesgo que depende de nuestros propios hábitos, por ejemplo:

  • El tabaco
  • El alcohol
  • El sedentarismo
  • Algunas dietas, especialmente, las ricas en carnes rojas y pobres en fibra

El tabaco y el alcohol favorecen el crecimiento de las células de la mucosa del colon, dando lugar a la aparición de pólipos, que suelen ser los precursores de este tipo de cáncer.

Como en otras enfermedades, también hay factores de riesgo que no dependen directamente de nuestro comportamiento, por ejemplo: la edad, sufrir diabetes tipo 2 o ciertas enfermedades inflamatorias intestinales. Entre ellas, las más importantes son la colitis ulcerosa (inflamación prolongada de las paredes del colon) y la enfermedad de Crohn (afecta más al intestino delgado pero también se relaciona con la aparición de este tipo de cáncer).

La existencia de antecedentes familiares también puede ser un factor relevante, al menos, en un 5% de los casos. Algunos genes dan lugar a síndromes que predisponen a la aparición del cáncer colorrectal. Uno de ellos es la poliposis colónica familiar, que se caracteriza por la aparición de múltiples pólipos adenomatosos en el colon y el recto y que suele ocurrir en la adolescencia. También hay un cáncer colorrectal hereditario no polipósico, es decir, en el que no se observan pólipos, que también está relacionada con la mutación de algunos genes.   

Síntomas del cáncer de colon

MedlinePlus, el servicio de información online de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, recoge que los principales síntomas del cáncer de colon son los siguientes:

  • Diarrea o estreñimiento
  • Sensación de que el intestino no se vacía por completo
  • Sangre en las heces (puede ser muy roja y brillante o muy oscura)
  • Heces más delgadas de lo normal
  • Dolores o calambres frecuentes por gases o sensación de hinchazón
  • Pérdida de peso sin razón conocida
  • Fatiga
  • Náuseas o vómitos

De todos ellos, lo más frecuente es la presencia de sangre en heces o episodios de estreñimiento y diarrea muy prolongados. Sin embargo, la mayoría de los tumores de colon no dan síntomas, lo habitual es que este tipo de señales no se presenten hasta que la enfermedad está muy avanzada y es importante tratarla a tiempo.

Por eso, los especialistas insisten en la importancia de la detección temprana a través de pruebas periódicas. La más conocida es la colonoscopia, que se puede aprovechar para extirpar o realizar biopsias de pólipos, pero también se puede proceder al diagnóstico del cáncer de colon a través de pruebas de sangre en heces.

De hecho, ante la mala fama y las molestias que conlleva la colonoscopia ( consiste en insertar un tubo largo y flexible por el ano), que suele incluir sedación, los investigadores trabajan en cómo detectar cáncer de colon a través de nuevos métodos, por ejemplo, cápsulas provistas de cámaras que se pueden ingerir y llegar hasta el intestino.

Una detección en una fase precoz puede ser fundamental para evitar complicaciones, porque en un gran porcentaje de casos la cirugía es suficiente. Sin embargo, cuando el cáncer de colon ya está muy avanzado, el tratamiento del cáncer de colon incluye complementar la intervención quirúrgica con quimioterapia o radioterapia.

Cómo prevenir el cáncer de colon

Antes de llegar a esa situación, es importante trabajar en la prevención del cáncer de colon. Es lo que a todos nos interesa y en gran parte está en nuestra mano. En la web mejorsincancer.org, una iniciativa de investigadoras del Instituto Catalán de Oncología y del Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (IDIBELL), encontramos algunos consejos para conseguirlo.

Alrededor del 50% de este tipo de tumores están relacionados directamente con el estilo de vida. Por eso, las medidas de prevención primaria más importantes son:

  • Hacer una dieta rica en fruta y verdura
  • Consumir poca carne roja y grasas saturadas
  • Reducir la ingesta de alcohol
  • Realizar ejercicio
  • Controlar el peso
  • No fumar

No obstante, los expertos en medicina preventiva y salud pública también hablan de la importancia de la “prevención secundaria”, es decir, realizar pruebas para detectar las enfermedades en una fase temprana, de manera que aumenten las posibilidades de éxito de los tratamientos. En este caso, las pruebas son la colonoscopia y la prueba de sangre oculta en heces. Existen programas de cribado que citan a las personas de entre 50 y 69 años, de forma rutinaria, para realizarlas.

Generalmente, se recomienda realizar una colonoscopia cada 10 años y la prueba de heces cada dos. No obstante, se podrían hacer con más frecuencia si existen antecedentes familiares o personales que lo aconsejen, puesto que en algunos casos un mismo paciente puede volver a tener un cáncer de colon aunque haya superado la enfermedad anteriormente.

¡Compártelo!