• by Eva Rodriguez
  • Blog
¡Compártelo!

En esta época de cuarentena debido al confinamiento que sufrimos por el coronavirus comienza a extenderse la preocupación por la falta de vitamina D. La razón es muy sencilla: no tomamos el sol tanto como antes y eso nos impide obtener este componente de la forma más sencilla y habitual. ¿Puedes sufrir un déficit de vitamina D durante la cuarentena? Te contamos cómo evitarlo.

Qué es la vitamina D

En general, las vitaminas son un conjunto de sustancias que necesita nuestro organismo para su funcionamiento habitual y casi todas las obtenemos exclusivamente a través de la alimentación. Sin embargo, hay una curiosa excepción: la vitamina D es la única que podemos sintetizar por nosotros mismos a través de la luz solar. En concreto, la genera nuestra piel.

Por eso, en situaciones normales nuestro cuerpo puede obtener gran parte de la vitamina D que necesita por la exposición al sol. De hecho, en algunos países nórdicos, en los que la falta de sol es inevitable durante gran parte del año, es habitual encontrar en los supermercados alimentos enriquecidos con vitamina D.

Y es que la vitamina D es importante para el sistema nervioso, para el sistema inmunitario y para el correcto funcionamiento de nuestros músculos, según explica MedlinePlus. No obstante, su principal aportación es que nos ayuda a absorber calcio, así que resulta esencial para los huesos. Sin ella se incrementa el riesgo de osteoporosis y de sufrir fracturas óseas, especialmente, entre las personas más mayores. Por eso, en época de confinamiento, si no podemos salir a tomar el sol, es importante que en nuestra nutrición no falten los alimentos que nos la pueden proporcionar.

Déficit de vitamina D: causas, síntomas y tratamiento

Si sufrimos un déficit de vitamina D, suele ser porque no estamos suficientemente expuestos a la luz solar y porque tampoco está presente en nuestra comida. Sin embargo, hay personas que también tienen problemas para absorber la vitamina D de los alimentos. También existe otro problema médico que consiste en que el hígado o los riñones no pueden convertir la vitamina D en su forma activa en el cuerpo. En ocasiones estos problemas de absorción o de conversión tienen que ver con la toma de algunos medicamentos.

Pero, ¿cómo saber si necesito más vitamina D? Generalmente su ausencia se convierte en debilidad tanto física como emocional. Es decir, que por una parte podemos sufrir fatiga, cansancio y debilidad muscular. Y por otra, suele afectar al estado anímico y repercutir en nerviosismo, pesimismo e insomnio. En cualquier caso, sólo una analítica nos puede confirmar si el problema es este déficit, porque se trata de síntomas muy inespecíficos que podrían estar relacionados con múltiples causas.

Evidentemente, el déficit de vitamina D se soluciona con sol y la dieta adecuada, aunque si fuera necesario y bajo consejo médico, existen suplementos de vitamina D.

Cómo aumentar la vitamina D

Lo cierto es que la mayor parte de la vitamina D que necesitamos la podríamos obtener a través del sol. Pero, ¿qué ocurre en esta situación de confinamiento?

Podemos salir al balcón o asomarnos a la ventana, pero no todo el mundo tiene esta posibilidad.  Además, hay que tener en cuenta que hay algunos colectivos especialmente necesitados de vitamina D: las personas mayores, los bebés, las personas de piel oscura y quienes sufren ciertas enfermedades relacionadas con el sistema digestivo y el metabolismo (por ejemplo, enfermedad de Crohn, patologías del hígado u obesidad).

Sin duda la clave para ellos y para todos está en la ingesta de vitamina D, que se puede aumentar de forma sencilla a través de una dieta adecuada o, si fuera necesario, con suplementos alimenticios o alimentos funcionales enriquecidos con este elemento. Hay muchos, sobre todo en forma de bebida, pero hay que considerar los pros y contras.

Otra de las consecuencias del confinamiento puede ser el aumento de peso por la falta de actividad, así que lo último que nos hace falta es ingerir zumos con demasiados azúcares por mucha vitamina D añadida que contengan.

Alimentos con más vitamina D

Ante el confinamiento por el coronavirus, la comida sana es la mejor opción. Según han explicado investigadoras de la Universitat Oberta de Catalunya, para cubrir a través de la alimentación el déficit de vitamina D que podemos sufrir debido al confinamiento, hay toda una lista de productos recomendables, alimentos ricos en vitamina D que además pueden ser bastante duraderos y, por lo tanto, permitirnos visitar el supermercado sólo de vez en cuando, para evitar tener que salir de casa a menudo aumentando el riesgo de contagiarnos de COVID-19.

Entre ellos destacan los pescados azules, que podemos consumir en latas de conservas, por ejemplo, las sardinillas, los boquerones, las anchoas y el atún. Los lácteos también nos proporcionan vitamina D e incluso en algunos casos vienen expresamente enriquecidos con este componente. Por último, los huevos son el tercer producto estrella a la hora de aportarnos la vitamina D que necesitamos.

Además de ser fáciles de conservar y duraderos, todos estos alimentos son muy versátiles, se pueden preparar y consumir de formas muy diversas y no hace falta ser especialmente hábil en la cocina para elaborar decenas de platos diferentes con ellos.

El resumen es muy sencillo. Sólo tienes que acordarte de tres alimentos:
-Pescado azul en cualquiera de sus formas
-Lácteos
-Huevos

Bulos sobre vitamina D y coronavirus

 

Sin embargo, no debemos confundir la importancia de la vitamina D con otras supuestas propiedades que no están demostradas científicamente. La plataforma Salud sin Bulos, una iniciativa que trata de contrastar la información sobre cuestiones médicas, ha aclarado recientemente que la vitamina D no sirve para prevenir la infección por COVID-19, tal y como circula en ciertos foros y redes sociales.

Un estudio realizado en Italia con pacientes ingresados por coronavirus detectó que en muchos casos sufren un déficit de vitamina D. De ahí salió la idea que de la vitamina D podría ser una especie de “vacuna” contra la enfermedad, pero esta idea no tiene ninguna base científica. Sí es cierto que gran parte de la población sufre falta de vitamina D, con los problemas que ello conlleva, así que los expertos creen que entre las personas más afectadas por el nuevo coronavirus podrían estar sobrerrepresentadas las que tienen este déficit.

¡Compártelo!